gente del polo
Más cerca de las estrellas
En enero de 2021, el barco Akademik Fedorov irá a la 66a Expedición Antártica Rusa. Nos reunimos con Sergei Korobov, el jefe de la estación de Bellingshausen, que ya ha ido a cinco expediciones.
La conversación fue dirigida por Daria Plaksunova, Tanya Medvedeva.

Texto: Alexandra Sinitsyna.
Traducción hecha por Deniza Alieva


Entrevista preparada con el apoyo del Instituto de Investigación del Ártico y la Antártida

De una conversación con Sergei Korobov, aprendemos por qué la expedición dura más de un año, qué puedes aprender de la prueba de hielo, cómo pedir pizza en la Antártida ... ¡Hicimos muchas preguntas!

Sergei Korobov
el jefe de las estaciones polares, que ya ha ido a cinco expediciones
— Sergey, el año nuevo llegará pronto. ¿Ha celebrado el Año Nuevo en la Antártida? ¿O cumpleaños?

— Por supuesto: he tenido muchas expediciones. Y, por supuesto, celebré el Año Nuevo en la estación polar. ¡Pero allí es diferente! Este es el hemisferio sur, por lo que es todo lo contrario. Allí hace más frío en verano, y el Año Nuevo es un día polar, muy caluroso y caluroso.

Todos celebramos a las doce en punto en Moscú, miramos el discurso del presidente... Celebras, bebes champán, miras el discurso del presidente, luego sales a la calle y ahí está el sol brillando. Las doce de la noche. Entonces, en este sentido, el Año Nuevo es especial allí.

Por supuesto, también cumplí mi cumpleaños; después de todo, nosotros llevamos exactamente un año de guardia. Llegas, cambias el turno anterior y estás en la estación por un año.

¡Más alto, más alto!
En la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
Cuando te sientas en el Vostok, ves las estrellas sobre tu cabeza y comprendes que estás casi cuatro kilómetros y medio más cerca de estas estrellas
— Es decir, ahora saldrá en enero - ¿y estará allí hasta el próximo enero?


— No. Exactamente un año estás en la Antártida en la estación, y el resto es todo camino, es decir, no puede ser menos de un año y medio. El año resultará si vas en avión. Pero como vamos en barco, en rompehielos, tardamos mucho tiempo. Y ahora, debido a la situación con el Covid en el mundo, el tráfico aéreo se ha interrumpido, no hay garantía de que esta primavera la gente pueda volar. Por tanto, todo se hace por barco. Entonces resulta en promedio un año y medio. Un año allí y seis meses en el camino.


— Pensé que había redondeado hasta un año, pero resulta que no solo un año, ¡sino también un camino! ¡Tan largo!

— También hay operaciones estacionales. Una invernada, esto es cuando es la noche polar, hace frío, los exploradores polares pasan un año en la estación. Hay una "temporada" - es cuando es un verano polar en la Antártida, un día polar, el sol brilla todo el día. Vienen muchos científicos y especialistas, hay más actividad, puedes trabajar en cualquier momento. Entonces las condiciones no son malas incluso en la estación más fría, porque hace calor.
El 21 de julio de 1983, en la estación Vostok, se registró el mínimo absoluto de temperatura del aire en la superficie de nuestro planeta: -89,2° C. Desde entonces, este récord no se ha batido.
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Y cuánto de calor hace?

— La Antártida es un continente enorme, por lo que cada estación es diferente. Ahora tenemos cinco estaciones de invernada, cuatro de ellas en la costa, una es continental: Vostok. En Vostok yo era el jefe, allí en 1983 se registró un récord de temperatura de -89,2° C. Para nuestro invierno, el récord fue de       -82,4° C, si no me equivoco. Y hay, por ejemplo, la estación de Bellingshausen, a la que voy ahora, el año pasado pasé allí el invierno. Allí, en general, el océano rara vez se congela, la estación es costera, cálida por el océano. El agua del océano no puede ser mucho más baja que cero, ¿verdad? Ella le da calor a la orilla y la temperatura se mantiene alrededor de cero.

— Balneario.

— Bueno, sí, comparado con Vostok. Los exploradores polares dicen que Bellingshausen es un balneario.

— ¿En qué otras estaciones ha estado?

— En Progress, en Novolazarevskaya. Dónde está el aeródromo. Mi primera invernada fue ahí.
En comparación con el Vostok frío, la estación de Bellingshausen es un balneario.
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Qué expedición es esta en su carrera personal? ¿Está preocupado antes del viaje o ya está acostumbrado?


— Ahora será mi sexta expedición. Por supuesto que estoy preocupado. Estoy preocupado por el personal, recluto miembros de la expedición, reviso a todos. Estamos comprando muchos productos ahora, en noviembre. La forma de llevar a cabo la expedición depende de qué productos compras, qué equipo, repuestos y consumibles te llevas. Los exploradores polares bromean diciendo que la expedición puede ser arruinada por un mal jefe y un mal cocinero.

Con este Covid ahora está sucediendo una pesadilla... Mi tarea es que todos aborden el barco con toda su fuerza y ​​zarpen normalmente. Por lo tanto, si hay pérdidas de personal, no podré compensarlas, hay que recoger muchos documentos: vacunas contra la fiebre amarilla, contra la difteria, muchos documentos marítimos. Si una persona da positivo repentinamente a Covid antes de la expedición, no puedo reemplazarlo. Por tanto, la emoción es fuerte. ¡Sí, antes de cada expedición te preocupas!
Vista de la estación de Bellingshausen
Estación Progress
El avión An-2 se carga en el buque de expedición científica "Akademik Tryoshnikov"
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— Ya que estamos en el tema de los cocineros, ¿dónde encuentran a los cocineros para trabajar en la Antártida? ¿Debería ser una persona común? ¿Raro? ¿Cuál?

— Es simple. La expedición requiere todas las profesiones ordinarias: cocinero, médico; en la planta de energía diesel trabajan operarios diesel, mecánicos, conductores.

Las profesiones más escasas son los cocineros y los médicos. Los médicos escasean porque debería haber dos de ellos en la estación, como un miniequipo de cirugía: un cirujano y un anestesiólogo.

Los cocineros escasean porque hay pocos buenos cocineros. Y entonces te gradúas de la universidad, obtienes la profesión de cocinero, luego solo tienes que pasar por un examen médico y bienvenido a la expedición. No tiene nada de complicado.

Pero para que te inviten una segunda vez, debes ganarte una reputación.
Puedes observar las luces polares sin fin...
Foto de la colección de S.Yu.Korobov

Y mi papá es geólogo, vi lo que es la vida en el campo. Quizás el ejemplo de mi padre estaba cerca de mí, y cuando surgió la oportunidad de ir a la Antártida, no lo dudé demasiado.
— ¿Y sin cuáles tres cosas nunca iría al Polo?

— Soy administrador de sistemas por educación, por lo que no iré a ningún lado sin un portátil. Se necesita un portátil para el trabajo y el ocio: leer libros, ver películas, comunicarme con mi esposa. No me iré sin un audiolibro. Antes de cada expedición, colecciono gigabytes, cientos de gigabytes de audiolibros.

— No tienen allí internet, ¿verdad?

— No, ahora hay internet en todas partes.

— ¿Sin límite?

— En algunas estaciones ya sin límite, pero en cualquier estación para correo, para mensajes de voz es suficiente. No se pueden organizar videoconferencias en todas las estaciones, pero los mensajes de voz, el envío de correo, fotografías y navegación por Internet son posibles.
Volando sobre la estación Progress. Colinas de Larsemann
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Llevará algo de la comida?

— Piensas en la comida en el último momento, porque está bien en la estación, al menos últimamente. Y en mi primera expedición en 2002... Soñábamos: cuando lleguemos a casa, nos compraremos una olla entera de salchichas, cocinaremos... Nos quedamos sin carne un mes antes del final del turno, teníamos que prestarla de nuestros vecinos indios: la asistencia mutua va bien, todos ayudan unos a otros. Y ahora todo está bien con el suministro.

— No se puede pedir pizza, por supuesto.

— ¿Por qué no? Aquí en Vostok había un chef que cocinaba muy bien la pizza. Incluso le pedí la receta de masa. Lo principal es hacer la masa.
Por cierto, sobre cocinar... Vostok es una estación específica. La presión allí es muy baja, como en las montañas. En Vostok, un altímetro, un dispositivo de escalada, muestra que la altitud es de 4500 metros. También tenemos todo lo que tienen los escaladores en la montaña: falta de oxígeno, el agua hierve a 80° C. Es muy difícil cocinar patatas, porque el agua ya hierve a más de ochenta y las patatas deben cocinarse a más de cien. Además, debido a la baja presión, la masa no sube. Si horneas un pastel o pan según una receta, como sueles hacer en casa, tendrás un trozo de masa pegajosa sin hornear.
La estación de Bellingshausen se encuentra en la isla de Waterloo, o King George
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Cómo se convierten en exploradores polares? ¿Dónde lo aprenden? ¿De niño soñaba con convertirse en explorador polar?

— Nunca soñé con convertirme en explorador polar. Siempre he tenido ansias por la geografía, la amaba mucho y mis calificaciones en esta materia eran altas. Y mi papá es geólogo, vi lo que es la vida en el campo. En el verano no estaba, regresaba en el invierno. Expediciones, sin embargo, por Rusia: en la época soviética, viajó al norte, a la taiga. Quizás el ejemplo de mi padre estaba cerca de mí, y cuando surgió la oportunidad de ir a la Antártida, no lo dudé demasiado.
Icebergs cerca de la estación Progress
Skúas en el aeródromo de la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Cómo surgió esta oportunidad? ¿Qué sucedió? ¿Dónde trabajó antes?

— Soy informático, trabajé en empresas como administrador de sistemas, configuraba redes locales. Me ofrecieron trabajar en estaciones de investigación en la Antártida. Hay un parque de computadoras, hay una red. En mis primeras expediciones, hice una red local entre estas computadoras, el WiFi aún no estaba allí, lo instalé. Hace seis años, era la primera vez que fui como jefe de estación, y mis dos últimas expediciones, como jefe de estación.
Estación de Vostok
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— Ha dicho que su padre es geólogo. ¿Parece a la profesión de explorador polar?

— Por supuesto. Parece porque te estás arrancando de casa: esto no es trabajo en la ciudad, donde te sientas en la oficina, estás siempre en la naturaleza, arando la inmensidad de los océanos, y mi padre araba la vasta taiga de nuestra vasta patria.

¿Podemos comparar a un explorador polar con un astronauta?

— Sí, a menudo se los compara con los astronautas. Valery Vladimirovich Lukin, quien durante muchos años dirigió la EAR (Expedición Antártica Rusa), incluso dijo que hay una diferencia entre nosotros y los cosmonautas: si se llevara gente a la estación Vostok durante la temporada, cuando es noche polar, no se puede devolver a la gente de allí.

Si hay algún tipo de fuerza mayor en la estación espacial y una persona necesita una operación urgente, de lo contrario morirá, entonces, creo, pueden organizarlo, sacarlo urgentemente de la estación espacial y operar en la Tierra. Y en Vostok es imposible. Es simplemente imposible llegar allí en la noche polar: no hay aviación, nada. Y casi cuatro kilómetros y medio de altura. Cuando te sientas en el Vostok, ves las estrellas sobre tu cabeza y comprendes que estás casi cuatro kilómetros y medio más cerca de estas estrellas.

¿Probablemente necesitas estar muy sano y fuerte de espíritu?

— Sí, debes ser psicológicamente resistente al estrés, no conflictivo, tranquilo. Debes poder lidiar con la separación de sus seres queridos y no estar nervioso, concentrarte en el trabajo.
Gigantes de hielo en la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— Este es su sexto viaje a la Antártida, a pesar de todas las dificultades. ¿Qué le impulsa? ¿Qué es tan atractivo?

— Es como en cualquier profesión. Escuché que según las estadísticas, de cada diez personas, solo cuatro están satisfechas con su trabajo y las otras seis trabajan porque necesitan dinero. Por supuesto, estoy feliz de que amo mi profesión y al mismo tiempo me ayuda a ganar dinero.
Es la suma de todo. Primero, gano dinero, alimento a mi familia. En segundo lugar, belleza, en esta naturaleza hay algún tipo de magia de hielo.

Además, viaje. Esta es toda una aventura en cada expedición. Digamos que dejamos San Petersburgo, pasamos toda Europa, cruzamos el Mar Báltico por el Mar del Norte, pasamos por debajo de enormes puentes daneses. Luego pasamos por el Canal de la Mancha, vamos por África, cruzamos el ecuador, los trópicos. Por lo general, hacemos una parada en Europa en Alemania, y justo antes de la Antártida, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Si no fuera un explorador polar, ¿cuándo daría un paseo por Ciudad del Cabo? La ciudad es muy hermosa, la Montaña de la Mesa es hermosa. A veces regresamos de la Antártida a través de América del Sur, visitamos Montevideo y Río de Janeiro. Tengo documentos internacionales de marinero, puedo quedarme en cualquier zona portuaria sin visado. Entonces, en resumen es hermosa naturaleza, salario, romance de viaje.

La Antártida tiene una forma de vida completamente diferente. Los que trabajan en la oficina a veces se quejan: no hay amigos de verdad, solo se miden con el dinero, es importante para todos qué coche conduces... En la Antártida, todo esto: qué coche condujiste, si tienes un yate, cuánto dinero tienes, a nadie le importa. Si eres un profesional, si eres un hombre, si cumples tu palabra, haces tu trabajo, eres respetado en este equipo. Todo lo demás no aparece en la lista. Estos son mundos diferentes.

Cuando te acostumbras a esta vida de expedición en expedición, es difícil acostumbrarte a “nuestro” mundo.
Hecho por la naturaleza: "escultura" de hielo en la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
Si conoces a una persona en Marte, no te importará de qué nacionalidad es; te alegrarás de que se trate de una persona. Es lo mismo en la Antártida.
— Y si quiero convertirme en un explorador-turista polar, ¿dónde puedo conseguir un paquete turístico?

— Ahora, teniendo en cuenta el Covid, es difícil. En general, hay dos formas para los turistas. La más fácil es a través de América del Sur: Argentina y Chile, sus ciudades extremas están más cerca de la Antártida, y son "la meca del turismo". En Chile, esta es la ciudad de Punta Arenas, en Argentina, la ciudad de Ushuaia. Las ciudades están diseñadas para el negocio del turismo en la Antártida: hay aeropuertos, grandes líneas turísticas van allí y grandes compañías de viajes internacionales se encuentran allí. Antes del Covid, el flujo de turistas allí era enorme.

— Es decir, estoy caminando por la ciudad y me dicen: "¿Le gustaría comprar un billete para la Antártida?"

— Exacto. Si va en barco, solo son cinco días hasta la Antártida. Allí no muestran la dura Antártida, como Vostok, sino la llamada Península Antártica junto al Pasaje Drake, que es donde está la estación de Bellingshausen. Existe una variedad muy rica de especies de pingüinos, aves, lobos marinos, focas, elefantes, focas leopardo, orcas. Y el clima no es severo, no hay grandes inconvenientes. En este transatlántico se lleva a los turistas, a veces se les deja en las islas, se les permite tomar fotografías con los pingüinos de fondo. Este es el tipo de negocio turístico que existe.

Y la segunda opción es desde Ciudad del Cabo, donde solo puedes hacerlo en avión. Tenemos un aeródromo en la estación Novolazarevskaya, puede comunicarse con una compañía de viajes que opera vuelos desde Ciudad del Cabo al aeródromo Novolazarevskaya. Si desea realizar caminatas extremas, para llegar al Polo Sur, por ejemplo, vuele a través de Ciudad del Cabo. Recuerdo, durante mi expedición, el Príncipe Harry llegó en avión, muchos VIP que querían llegar al Polo Sur, poner un tic.

— ¿Puedo ser voluntaria, por ejemplo?

— No, el caso es que en la Expedición Antártica Rusa hay una división en la composición de invernada y la estacional, y en la composición de invernada el equipo es masculino. Los que se quedan un año, no llevan mujeres. Pero las expediciones estacionales... En Vostok, la "temporada" es sólo un mes y medio, en Bellingshausen, la "temporada" se puede extender hasta seis meses. Las mujeres van allí: biólogas, geógrafas.

— ¿Tienes que ser científico?

— Todas nuestras estaciones son estaciones de investigación. Existe un Tratado Antártico que prohíbe la actividad industrial, los campamentos militares, las pruebas de armas y la minería. Solo la actividad científica es posible, por lo tanto, las estaciones son todas científicas y de investigación, y la logística, los cocineros y los médicos ayudan a los científicos.

— ¿Puedo convertirme en cocinera y venir?

— Teóricamente es posible. Pero a un hombre. Y una mujer puede solo si estudia pingüinos, o es hidróloga o climatóloga.
Día soleado en la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
Locales en la estación de Bellingshausen
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— Ya ha hablado de lo que significa ser jefe de estación. ¿Cuáles son sus principales responsabilidades?

— Es muy importante mantener el clima y la atmósfera de trabajo correctos en la estación. Necesitas gente para trabajar. Y al mismo tiempo, no se puede explotarlos, hay que organizar el ocio, las vacaciones. No tenemos días libres allí como tal. Un cocinero, por ejemplo, no puede decir: "Tengo sábado, domingo, no te daré de comer". Trabaja todos los días, necesita deshacerse del estrés psicológico de alguna manera.

Tenemos baño ruso una vez a la semana, tenemos nuestras propias vacaciones polares. Como cualquier persona rusa, celebramos el Año Nuevo, el 9 de mayo, celebramos los cumpleaños juntos. Y hay vacaciones polares específicas, por ejemplo, la mitad de la invernada el 22 de junio. Esta es una línea de flotación: en el Polo Sur es el día más oscuro, las noches polares. Y después del 22 de junio, el sol comienza a aumentar, la noche polar - a encogerse, el día polar - a crecer. Esta es una frontera. A veces, incluso el presidente nos felicita por el festejo de la mitad de la invernada.

Luego, deportes. Cuando hay vecinos, yo, como jefe de la estación, organizo competiciones: tenis, voleibol, bádminton, billar. Hay competiciones internacionales, participan otros países. Defender el honor del país es un placer.

Sergey Korobov con colegas de Italia y Francia
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Es decir, residentes de diferentes estaciones pueden visitar a otros? ¿Cómo llegan ahí?

— Depende de la ubicación de la estación. La estación Vostok está muy lejos. Durante todo el invierno, los franceses volaron hasta nosotros una vez junto con los italianos. Estos eran científicos, necesitaban núcleos de hielo (muestras de hielo cilíndricas).

Y hay estaciones como Bellingshausen. Allí, en un radio de cien kilómetros, hay una veintena de estaciones extranjeras en la temporada. Hay vecinos más cercanos: tenemos chilenos, uruguayos, chinos y coreanos. Puedes visitarlos a menudo y te invitan a visitarlos. Estuve en la estación Progress, hay dos vecinos más cercanos, los chinos y los indios, y un poco más lejos, a unos cien kilómetros en línea recta, los australianos, pero solo se puede llegar en avión.

La comunicación internacional siempre está activa. Allí se borran las fronteras entre nacionalidades. Si hay algún problema, entonces desaparece allí; allí solo somos exploradores polares, todas personas. Las condiciones difíciles acercan a las personas. Si conoces a una persona en Marte, no te importará de qué nacionalidad sea; te alegrarás de que se trate de una persona. Lo mismo ocurre en la Antártida. En esto para mí hay incluso una especie de prototipo del futuro de nuestro planeta: se borran las fronteras, todos somos humanos, solo tenemos tareas comunes y asistencia mutua.

La gente siempre responde. Me gustó Bellingshausen precisamente por la gran oportunidad de comunicación internacional.

Estación Progress
Foto de Andrey Mirakin
— ¿Da miedo? ¿O simplemente trabaja sin pensar que podría pasar algo?

— Hay momentos terribles. Pero aquí la seguridad, el cumplimiento de todas las reglas son muy importantes. Si abandona el territorio de la estación, debe advertir. En primer lugar, pedir permiso y, en segundo lugar, asegurarse de estar con un walkie-talkie. Se registra la hora de llegada y la hora de salida. Si se trabaja en el agua, es obligatorio llevar chaleco salvavidas. En las estaciones de radio, cuando se trabaja con cualquier equipo complejo, se observa estrictamente la seguridad. Las personas que pasan el invierno y trabajan entienden que esto no es algo ficticio, es la protección de sus vidas, que todas las reglas de seguridad están escritas con sangre y deben seguirse.

— Es decir, si dices “ponte una máscara”, ¿todos se ponen sin hablar y no se ríen, como hacemos ahora con Covid?

— Por supuesto que no. Y de qué reírse si en Vostok si inhalas sin una máscara especial, tienes una quemadura en los pulmones. Ya sé lo que es llevar una máscara todo el tiempo.
Estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
La invernada es cuando llegas y entiendes que solo verás a tus familiares en un año y medio.
Volvamos de nuevo a la invernada. ¿En qué se diferencia la invernada en la Antártida de una expedición estacional?

— Lo más negativo es la separación de la familia. No ves a tus seres queridos durante todo un año. Gracias a Dios, puedes comunicarte a través de Internet, enviar mensajes y fotos a través de WhatsApp. Todos experimentan la separación de sus seres queridos de diferentes maneras. Un equipo cerrado, la misma gente, sin familiares cercanos. Es difícil, y así es como la invernada se diferencia de la "temporada". En la "temporada" entiendes que viniste por un mes, por dos, trabajas, te vas. Y la invernada es cuando vienes y entiendes que solo verás a tus familiares en un año y medio.
Hay personas para quienes esto es inaceptable, y hay quienes se llevan bien con ello.
Elefantes marinos (primer plano) y lobos marinos (fondo).
Estación de Bellingshausen
¡Hecho! Pingüino en la estación Bellingshausen
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Qué puede salvar del frío? ¿Alguna ropa especial?

— Ahora producimos ropa climática bastante buena. Por supuesto, hay prendas específicas. Vostok, por ejemplo, es una de esas estaciones donde todo el mundo lleva botas de fieltro, porque los zapatos no se producen para menos de ochenta grados. Independientemente de los zapatos que hagan las marcas famosas, simplemente no están diseñados para menos de ochenta grados, se agrietarán y se desmoronarán. Pero nuestras botas de fieltro rusas ayudan. Los monos, sombreros, chaquetas son bastante buenos. Además de ropa interior térmica. No hay problema con eso.
¡Hola Antártida!
Aeródromo de la estación de Vostok
Skúas en el aeródromo de la estación Progress
Avión Basler
Aeródromo de la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Y la maquinaria?

— Hay mucha. Se están realizando muchos trabajos de construcción. Si tomamos la estación de Bellingshausen, entonces tenemos un cargador frontal, una excavadora y vehículos con ruedas. Hay un camión "Ural", hay un "UAZ", hay varios jeeps de camiones. Desde vehículos de orugas: dos motos de nieve, PistenBully - snowcat, una técnica que limpia la nieve.

— ¿Esta maquinaria es especialmente diseñada para las condiciones antárticas?

— Por supuesto, esta es una maquinaria que puede funcionar en estas condiciones. Nosotros en la URSS producimos equipos especializados, ahora compran más equipos extranjeros. Pero el ruso también es bastante bueno. Ishimbay produce tractores específicamente para las condiciones del norte. Ahora que estamos explorando nuestro Norte, necesitamos mucha maquinaria diferente.
Helicóptero Ka-32 en el aeródromo de la estación Progress
En el aeródromo de la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Y cuáles son los objetivos de la expedición en la que se embarca actualmente? ¿Científicos? ¿Construcción?

— Si hablamos de construcción, entonces en la última expedición en Bellingshausen hubo un equipo de construcción extendido especial, y construimos antenas especiales para Roscosmos, para GLONASS, instalamos haces de gran tamaño, corrigiendo estaciones de satélite con equipos bastante complicados. Era necesario asegurar la autonomía de funcionamiento de todas las antenas receptoras, y necesitaban estaciones diésel, había que construir los cimientos. En las condiciones de la Antártida, la base es difícil de hacer, no hay tierra normal, esta no es una tarea fácil. Los trabajos de construcción allí fueron bastante voluminosos.

Si hablamos de trabajo científico, entonces, como jefe de la estación de Vostok, tenía una carpeta gruesa: se llevaron a cabo 19 programas científicos en un año, tanto en magnetología como en ozonometría, y trabajo climático, de perforación y glaciológico (estudio científico del hielo) relacionado con el lago Vostok.

Incluso tuve un programa científico relacionado con el espacio, con el prefijo "astra" ("estrella"). Las condiciones en la estación Vostok son cercanas a las de Marte: la temperatura promedio en Marte es igual a la temperatura promedio en Vostok, no hay atmósfera en Marte como tal. La humedad es muy baja allí, como en Vostok. Fue un programa científico completo: trajeron bacterias especiales, estudiaron cómo se comportarían en estas condiciones. Hay muchas cosas interesantes en los programas científicos.
Jardín de infancia en el paseo. pingüinos emperadores
Fotos regaladas a Sergey Korobov por pilotos canadienses
— ¿El programa de expedición está diseñado para estar relacionado con investigaciones anteriores y futuras? Por ejemplo, ¿rastrear el cambio climático durante algunos años?

— Hay programas que llevan diez, veinte y treinta años. En la investigación climática, se necesitan estadísticas; deben recopilarse a lo largo de los años. Lo mismo ocurre con el trabajo de los glaciólogos, con los movimientos del hielo: en un año se pueden hacer mediciones, pero los científicos están más interesados ​​en la dinámica.
Todo el mundo está ahora discutiendo sobre el clima: se acerca una ola de frío o nos espera un calentamiento. Todo esto está bien explicado precisamente por la investigación en la Antártida, porque la tasa de derretimiento o acumulación de hielo, como una prueba de fuego, muestra lo que está sucediendo con el clima del planeta. En Vostok, realizamos observaciones ozonométricas, esta estadística se ha recopilado durante más de cuarenta años. Se estudió también el tamaño de los agujeros de ozono: cómo crecen y se encogen estacionalmente.

— ¿Cuéntenos qué tenemos ahí con el hielo? ¿Está todo bien o hay que tener miedo de calentarnos?

— La temperatura media en la Antártida está aumentando. En algún lugar se observa un fuerte derretimiento, grandes masas de hielo se rompen, en algún lugar por el contrario: el hielo se está acumulando. El continente es grande, es imposible decirlo con certeza. Si tomamos los últimos sesenta años, es más probable que se produzca un lento derretimiento del hielo.
En la estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Qué se puede determinar con la muestra de hielo?

— El hecho es que la formación de hielo en la Antártida procede de cierta manera. Para sacar hielo de la nieve en las condiciones de nuestro invierno habitual, es necesario regarlo con agua. Y allí, como tal, no hay precipitaciones, no llueve, solo cae nieve. En Vostok, la nieve es especial. Se parece más a la arena del desierto: la tomas con la palma y se desmorona. Es difícil caer en él, porque es como una duna.

Los granos de nieve se acumulan, se acumulan y luego la formación de hielo procede de la siguiente manera: la capa se ha acumulado y la nieve se comprime bajo presión. Cuanta más nieve hay sobre esta capa, mayor es la presión, y la formación de hielo es especial debido no a la congelación y el derretimiento, sino a la presión.

Cuando se saca el núcleo, un trozo de hielo, de la plataforma de perforación, luego en su corte, cada capa habla de una cierta composición de la atmósfera que estaba en el planeta en el momento de su formación. En la estación de Vostok, a una profundidad de 3 kilómetros, el hielo puede tener más de 140.000 años. Usted toma este núcleo, lo ve y comprende: tal o cual porcentaje de azufre significa que hubo erupciones volcánicas en la Tierra ese año. Un aumento de nitrógeno, una disminución de oxígeno, dióxido de carbono... Con base en estos datos, se dibuja una curva climática y los científicos entienden cuál fue la temperatura, cuánto tiempo duró el período de verano, la actividad solar, si hubo actividad volcánica, fue es una edad de hielo o tiempos cálidos cuando vivían los dinosaurios. Todo el mundo entiende esto por los recortes.

— ¿Pueden haber animales o bacterias?

— Bacterias - sí, animales - apenas.

— ¿Y qué otros especialistas científicos le acompañan en la estación?

— Incluso tenemos astrofísicos en la estación Novolazarevskaya. Tienen un telescopio de gran alcance, están observando la luna y otros objetos. Los estadounidenses, por cierto, tienen un telescopio debajo del hielo en el Polo Sur. Esto es conveniente: sobre la Antártida hay una alta transparencia de la atmósfera y las observaciones no se ven interferidas por la nubosidad, ni por las fábricas de fumadores o las empresas agrícolas cercanas. Las observaciones astronómicas son populares. Allí también tenemos geólogos, magnetólogos, oceanólogos y meteorólogos. Es decir, las mismas personas que trabajan en el "continente" e investigadores específicos.
Foca leopardo al acecho
Estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Es cierto que hay personas especiales que dan la vuelta a los pingüinos cuando no pueden darse la vuelta de la espalda?

—No, es una broma. Los pingüinos son animales bastante activos, ellos mismos pueden darse la vuelta. En mi impresión, los pingüinos de la Antártida no le temen a la gente. Su único enemigo externo es foca leopardo. Ellos sí que los come. Las orcas rara vez comen pingüinos, por lo que no tienen enemigos allí como tales. La gente no los caza, por eso no le temen a la gente. Si te comportas con calma, no te muevas, no muevas los brazos, pueden acercarse bastante. Son muy curiosos, como todos los pájaros. Si hay movimiento en alguna parte, incluso simplemente descargando un barco, toman su jardín de infancia, dirigen, muestran. Son animales sociales. Los pingüinos emperador incluso tienen jardines de infancia especiales.
Residentes en la estación Bellingshausen
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
Los pingüinos emperador jóvenes en realidad todavía son cachorros: solo tienen 2-3 meses de edad.
Estación de Bellingshausen
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
Focas de Weddell
Estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov
— ¿Acuden a la gente para organizar excursiones para sus cachorros?

— Sí, es cierto, lo vi más de una vez.

Esto no es cierto para todas las personas, pero descubrí por mí mismo que soy un contemplador. Me gusta ver incluso la estática: hielo, icebergs, montañas. Es un placer. Estás sentado en la orilla. En algún lugar a lo lejos, un pingüino salta de un iceberg a otro. Observa esto y comprende que no está perdiendo el tiempo. Contempla la naturaleza. Aquí, si, por ejemplo, vengo a un parque en Moscú y me siento en un banco, ese sentimiento de contemplación de la naturaleza no surge.

— Sí, probablemente valga la pena tener este sentimiento... Sergey, ¡muchas gracias por responder a nuestras preguntas! La conversación resultó muy interesante, ¡pero queremos preguntarle mucho más!..

— ¡Volveré a hablar con vosotras con mucho gusto!
Amigos, ¡compartan sus impresiones de la entrevista en los comentarios!
Estación Progress
Foto de la colección de S.Yu.Korobov

Traducción hecha por Deniza Alieva.
Made on
Tilda