Pregunta del lector – la respuesta de un científico
¿Por qué los científicos estudian las olas del océano en la Antártida?
El estudio de las olas es una de las tareas de los oceanólogos.

Las olas que golpean la orilla se estudian de la manera tradicional: en la orilla o en la zona de surf, se colocan listones, que se pueden usar para determinar la altura de la ola. Un observador con un cronómetro mide los intervalos entre las olas, así como su amplitud (altura). También hay sensores que miden la fuerza con la que una ola golpea una roca o la pared de un muelle.

Y también existe el estudio de las olas directamente en el océano. El pico de estos estudios cayó en los años 70-80 del siglo XX, luego se llevaron a cabo mediciones desde aviones y barcos.

Los aviones sobrevolaron el mar y, utilizando radares que funcionaban según el principio del ecosonda, registraron la altura de la ola, midiendo la distancia desde el avión hasta la superficie del agua.

Los barcos de investigación, equipados para tareas de medición, subieron y bajaron las olas durante la tormenta. Esto fue necesario para derivar fórmulas: usando las fórmulas, conociendo la velocidad del viento, es posible determinar qué ola es teóricamente posible a esa velocidad y en qué dirección se moverá.

Estas fórmulas se obtuvieron con éxito y ahora estos estudios a gran escala en el mar ya no se llevan a cabo, solo a nivel local, cuando, por ejemplo, se planea colocar una plataforma petrolera.

Ahora, a partir de estas fórmulas, se han creado modelos que predicen el tiempo en el mar. Los barcos que navegan en aguas antárticas reciben advertencias basadas en estos datos y tratan de mantenerse fuera del epicentro de la tormenta. Y, en general, es difícil evitar una tormenta en el camino a la Antártida: en los "rugientes cuarenta - violentos cincuenta" - en el espacio entre 40° y 50° de latitud en el hemisferio sur - hay vientos muy fuertes, que causan tormentas frecuentes.

Made on
Tilda