... Alyona Rondakova
ANTÁRTICA EN EL OJO DE UNA ARTISTA...
La conversación fue dirigida por Daria Plaksunova, Tanya Medvedeva

Texto: Alexandra Sinitsyna.
Traducción hecha por Deniza Alieva




Gracias a Alyona Rondakova, conocimos a Sergey Korobov. De una conversación con ella, aprendemos lo que es ser la esposa de un explorador polar y cómo se percibe en la familia la inusual profesión de papá. ¡Miremos también la Antártida a través de los ojos de una artista!

Alyona Rondakova con su esposo Sergey Korobov, el jefe de las estaciones polares
Artista, ilustradora de libros para niños
— Alyona, por favor cuenta un poco sobre lo que haces.

— Soy ilustradora. Amo la acuarela y el óleo, ahora estoy dominando la ilustración digital. También doy clases - doy conferencias sobre historia del arte, doy clases magistrales para niños y adultos.


El barco "Akademik Fedorov" en el hielo junto a la Antártida
Ilustración de Alyona Rondakova
— ¿Cómo llegaste a ilustrar libros para niños? ¿Cómo comenzó todo? ¿Cuál fue el primer libro?

— Llegué a la ilustración infantil no hace mucho. Participé en el maratón de Instagram con mis trabajos, allí Dasha Plaksunova me notó y me recomendó a la editorial como ilustradora. Hasta momento he ilustrado siete libros para niños. Los primeros fueron cuatro libros "Simuladores de lectura" - una serie de historias sobre dos niños - Nika y Dima.


— ¿Recuerdas el día en que te enteraste de que tu esposo se iba a la Antártida? ¿Cuál fue tu reacción?

— Cuando conocí a Sergey, él ya había estado en expediciones. Al principio, solo mantuvimos correspondencia por Internet: Sergey estaba entonces en la Antártida y yo vivía en Samara. Sergey me envió algunas de las fotografías más hermosas y yo me quedé con ellas. Me interesé mucho por todo lo relacionado con este continente, las expediciones, las personas que pasan el invierno allí. ¡Fue como recibir un mensaje de otro planeta! Sergey resultó ser un excelente narrador de historias con un gran sentido del humor, amante del teatro y la literatura. También es una persona fuerte, amable y confiable.

Tuve un período difícil en mi vida, él tuvo una invernada extrema... En pocas palabras, regresó, nos conocimos y todo terminó con mi mudanza a Moscú, nuestra boda y un viaje vertiginoso a la isla de Bali. Entonces nació nuestra hija. Ahora somos una familia grande y unida.

Comprendí que mi esposo amaba la Antártida durante mucho tiempo. No es necesario competir con esto y rehacer a un ser querido.

"Akademik Fedorov" en el Polo Sur
Ilustración de Alyona Rondakova
— ¿Cómo afecta a la familia el hecho de que papá tenga una profesión inusual? Probablemente, ¿los niños están terriblemente interesados? Pero al mismo tiempo, ¿no es difícil estar separados durante tanto tiempo durante las expediciones? Cuéntanos más.

— Por supuesto, las separaciones largas son difíciles. Todos los problemas cotidianos, la crianza de los hijos, el acompañamiento a los entrenamientos y los tutores durante los viajes de Sergey recaen sobre mí, y también quiero tener éxito en mi profesión. Pero todos estamos orgullosos de nuestro explorador polar y esperamos su regreso. Cuando regresa, viajamos mucho, intentamos pasar un rato de calidad e interesante con toda la familia.

Muchos se sorprenden cuando descubren cuánto tiempo estamos separados. Pero, ¿qué normas puede haber si la familia es feliz? Lo tenemos así y tratamos de mantenerlo a salvo.


Familia de Alyona y Sergey
— ¿Te gustaría visitar la Antártida y dibujar allí, hacer bocetos, bocetos con diarios?

— ¡Tengo muchas ganas de visitar la Antártida! Sergey habla de ello de una manera increíblemente interesante. La fauna de este continente me fascina. ¡Ojalá pudiera ver todo esto con mis propios ojos! Mi sueño es hacer un sinfín de bocetos con un paisaje de hielo, ¡para recoger miles de tonos de azul y blanco! Desconectarme del ajetreo y el bullicio y simplemente medite, escuchando el silencioso derretimiento del hielo milenario. ¡Y también quiero mostrar esta belleza a los niños! Quizás algún día se haga realidad.

Mientras tanto, dibujo la Antártida, inspirada en las historias y fotografías de Sergey. Estos trabajos están impresos en postales: Sergey se los lleva como recuerdo para regalar a sus colegas extranjeros.


Descarga del barco en la estación Progress
Ilustración de Alyona Rondakova
— ¿Los niños necesitan saber más sobre la Antártida? ¿Este tema está lo suficientemente cubierto en libros y en televisión?

— Por supuesto, los niños necesitan y es importante saber tanto como sea posible en general sobre el planeta, nuestro hogar común y sobre la Antártida como parte de él. Hasta ahora, este es el rincón más puro y menos explorado de la Tierra. ¡La más bella, dura, única! El conocimiento de la naturaleza infunde amor por ella, ayuda a darse cuenta de su fragilidad. Y además, si el niño se deja llevar por esto, puede conectar su vida con la preservación, el estudio de la naturaleza. Como madre, veo el interés real de los niños en este conocimiento. Sin embargo, es importante presentárselo de manera brillante y entretenida.

Me alegro mucho de que haya aparecido un proyecto educativo para niños tan interesante, como su proyecto "Antártida". ¡Esperamos el lanzamiento de libros!




— ¡Alyona, gracias! ¿Qué les desearías a nuestros futuros lectores y a todos los que visitan nuestro sitio y no son indiferentes a la Antártida?

— Bondad, salud fuerte. Y también: amar y cuidar el mundo que nos rodea, la naturaleza, el planeta. ¡Ama mucho tu trabajo y no te desanimes!

— Alyona, ¡gracias por la conversación y por compartir los maravillosos trabajos!




Made on
Tilda